Historia del fútbol femenino – Edeltraud Gallo, precursora en Biesingen

Damenmannschaft Biesingen, Edeltraud Gallo Ampliar imagen (© FV 1919 Biesingen) Cuando la selección alemana de fútbol femenino compite por el título en el Campeonato Mundial hay una persona que sigue los encuentros con especial entusiasmo: Edeltraud Gallo. En 1969 ella misma saltó al terreno de juego con su equipo en Biesingen, una población del Sarre.

 

Cuando Edeltraud Gallo anima al equipo nacional alemán delante del televisor, a menudo le viene a la mente la vieja foto en blanco y negro: 22 mujeres en camisetas de manga larga miran con gesto serio hacia la cámara. Parecen un tanto nerviosas sobre el campo de tierra. Hace 42 años de aquello. La foto fue tomada en Biesingen (Sarre), poco antes del primer partido de fútbol femenino en la historia del Club FV 1919 Biesingen. “En nuestro pueblo el fútbol desde siempre fue una pasión. Todo el mundo estaba en el club”, recuerda Edeltraud Gallo (57 años). ¿Pero un equipo de fútbol femenino? Nunca se había visto nada igual en esa pequeña población del Sarre; hasta 1969, el año en que el club celebró su 50o aniversario.

 

Primer partido de fútbol femenino con ocasión del aniversario del club

 

Con tal ocasión, el por entonces presidente del club, Günter Müller, organizó un partido de fútbol femenino, desatando una ola de entusiasmo entre las mujeres. Se jugó un partido entre mujeres casadas por un lado y solteras por otro. Cuatro semanas antes de la celebración del aniversario unas 25 mujeres se calzaron por primera vez las botas de tacos; el entrenamiento lo dirigió Günter Müller en persona. “El día de la conmemoración el club en pleno recorrió las calles en un cortejo festivo: delante iba una banda de música, a continuación nosotras las mujeres y al final el equipo masculino, todos luciendo la camiseta”, cuenta Edeltraud Gallo.

 

Lo que empezó como una divertida ocurrencia para celebrar el aniversario del club enganchó a las mujeres de Biesingen de tal manera que empezaron a reunirse todos los viernes por la tarde para entrenar en las instalaciones del club. Primero estudiaron la teoría, aprendieron lo que es el fuera de juego y cuándo se pita una falta. Después saltaron al terreno de juego, luciera el sol o lloviera, en verano como en invierno. “Los entrenamientos nos hacían tanta ilusión que nos pasábamos la semana esperando que llegara el viernes”, explica Edeltraud Gallo. El entrenador Günter Müller preparaba con su equipo no sólo los regates, los tiros a puerta y los pases sino que también trabajaba el aspecto físico. “Los entrenamientos eran agotadores”, recuerda Edeltraud Gallo, que por entonces, con 15 años, jugaba de extremo.

Fußball Ampliar imagen (© dpa/picture-alliance) El club donó la equipación

La cúpula del club apoyó mucho al equipo femenino, poniendo a disposición las camisetas, chándales y botas y contactando con los otros pocos equipos de fútbol femenino existentes en la región, pero las futbolistas del FV Biesingen tuvieron que aguantar alguna que otra burla por parte de los compañeros del equipo masculino. “Ellos se divertían a costa de nosotras, pero en el fondo no había mala intención”, explica Edeltraud Gallo. Y de todos modos las mujeres eran imparables.

 

Si necesitaban un árbitro, saltaba al terreno de juego el hermano del entrenador, Horst Müller, y se encontraba allí con su mujer, que era una de las jugadoras. “Cuántas veces le enseñó la tarjeta roja”, se ríe Edeltraud Gallo. “Estábamos todo el rato esperando a ver cuánto tardaba ...” La reconciliación casi siempre se producía nada más acabar el partido. Entonces se iban de fiesta, todos los viernes. El equipo estuvo en activo dos años, luego se disolvió. Pero Edeltraud Gallo tiene un buen recuerdo: “Fue una de las etapas más hermosas de mi vida.” Razón de más para cruzar los dedos por las futbolistas ale

Historia del fútbol femenino – Edeltraud Gallo, precursora en Biesingen

Edeltraud Gallo