Vinos blancos

Chardonnay

Chardonnay Ampliar imagen Chardonnay. (© Deutsches Weininstitut (DWI)) Los vinos Chardonnay se pueden beber en numerosas ocasiones. Como muchas otras variedades de uva, también la Chardonnay tiene sus orígenes en el Oriente Próximo. Con la expansión del cultivo de la vid, la variedad llegó a Francia, donde se propagó sobre todo en Borgoña.

Esta variedad, muy exitosa a nivel internacional, gana importancia también en Alemania, donde su cultivo está autorizado desde 1991.

La Chardonnay es una de las más populares variedades de uva del mundo. Se halla representada en prácticamente todos los países vitivinícolas y se cultiva en el mundo una superficie similar a la de la uva Riesling. En Alemania se cultiva en regiones con un alto porcentaje de borgoñas (por ejemplo en Kaiserstuhl, Baden, la Ruta Sur del Vino y el Palatinado), con buenos y excelentes resultados.

La uva Chardonnay plantea a la ubicación de las parras exigencias tan altas como la Weißburgunder (Pinot blanco) y la Riesling. En otoño madura —en forma similar a la Weißburgunder— bastante tarde y no puede ser cosechada sino poco antes que la Riesling. En cuanto a grados Oechsle, alcanza el nivel de la Weißburgunder.

La mayoría de los vinos Weißburgunder son criados secos. Además de la crianza en tanques de acero fino, está muy difundida también la crianza en barrica, para la que pueden utilizarse, sin embargo, sólo vinos básicos de alta calidad.

Gutedel (la más antigua vid cultivada, tiene 5.000 años de antigüedad)

La región de Markgräflerland, en el sur de Baden, festejó en el 2000 un aniversario muy particular: la variedad de uva Gutedel, muy difundida allí, cumplió unos 5.000 años de antigüedad. Su origen se estima en Palestina, su cultivo a orillas del Nilo medio hace 5.000 años está considerado probado. Se supone que marinos fenicios la pasaron a los romanos y griegos. Fehacientemente se sabe que en suelo alemán se cultivaba Gutedel a comienzos del siglo XVII. Esta uva, la más antigua conocida, se planta en un tercio de los viñedos de la actual región de Markgräflerland, entre Friburgo y la frontera con Suiza. La variedad Gutedel se contenta con ubicaciones medianamente buenas, pero exige que se la proteja de vientos demasiado fríos.

El particular atractivo de los vinos Gutedel es el carácter más bien neutral de la uva. De esa forma, en cada vino pueden expresarse inconfundiblemente los respectivos terruños, suelos, microclimas y ubicaciones de las parras. Crecientemente se producen especialidades en el sector de vinos de calidad. Se trata de vinos secos, que en algunos casos adquieren particular suavidad a través de una reducción biológica de los ácidos. Los vinos Gutedel están considerados de muy buena digestibilidad.

Los vinos Gutedel saben mejor bebidos jóvenes, las calidades superiores tienen un cierto potencial de envejecimiento de algunos años. Sin embargo, la muy escasa acidez hace que no puedan conservarse largo tiempo, como en el caso de otras variedades.

Müller - Thurgau (Rivaner)

Esta variedad de uva debe su existencia y su nombre al profesor Hermann Müller, del cantón suizo de Thurgau. Müller (1850 - 1927) la creó por cruzamiento en el instituto de investigaciones vitivinícolas Forschungsanstalt Geisenheim, en Hesse, el segundo más antiguo del mundo. A la uva Müller-Thurgau se la llama también Rivaner, un acrónimo de las palabras Riesling y Silvaner. Esas dos variedades fueron consideradas durante mucho tiempo los padres de la Müller-Thurgau. Müller-Thurgau Ampliar imagen Müller-Thurgau. (© Frank & Frei GbR)

En la vitivinicultura alemana, la variedad Müller-Thurgau debió ceder su posición líder en los años noventa a la Riesling. Pero con una superficie cultivada de casi el 14 por ciento del total, el Rivaner continúa teniendo una importancia de primer orden en la producción de vino en Alemania. Que hoy se cultive en casi 14.000 hectáreas se debe, entre otros factores, a sus muy variadas posibilidades de empleo y su accesibilidad, también para quienes no conocen mucho de vino. Además, la uva Müller-Thurgau no plantea muchas exigencias en cuanto a ubicación y está considerada de rendimiento seguro.

En siete de trece regiones vinícolas alemanas, la Müller-Thurgau se cuenta entre las variedades “classic”. La mayor superficie cultivada se halla en Rheinhessen y Baden, el Palatinado, Franconia y a orillas del Mosela. La limitación de los rendimientos por hectárea, introducida en Alemania en los años ochenta, tuvo efectos muy positivos, particularmente para la uva Müller-Thurgau, que tiende a dar grandes cosechas. Esta variedad madura tempranamente y produce vinos semisecos, a veces florales, con un fino aroma frutal que recuerda a la nuez moscada. La acidez es moderada, en vinos provenientes de regiones del norte puede ser también algo más subrayada.

Riesling

La uvaRiesling crece en todas las regiones vitivinícolas alemanas. Sus parras abarcan más de 21.000 hectáreas de superficie, lo que representa alrededor del 20 por ciento del total de las vides cultivadas en el país. Esta variedad representa como ninguna otra la cultura y la tradición del vino en Alemania.

La más antigua tradición de cultivo de uva Riesling se registra en las regiones de Rheingau, Mosela y la actual Rheinhessen. En la región de Rheingau, la uva Riesling crece en 2.400 hectáreas, representando casi el 80 por ciento de los cultivos totales de vid. Entre los más importantes productores de Riesling se cuentan también las regiones del Mosela (5.200 hectáreas), el Palatinado (5.000 hectáreas), Rheinhessen (3.200 hectáreas), Wurtemberg (2.100 hectáreas), Baden (1.200 hectáreas) y Nahe (1.000 hectáreas). En once de trece regiones vitivinícolas alemanas, la uva Riesling es una variedad “classic”.

La Riesling es una uva que madura muy lentamente y cuyo elemento característico es la acidez frutal. Por ello está predestinada para las regiones vitivinícolas más septentrionales, donde culmina su maduración bajo el sol del otoño tardío. Dependiendo del lugar (tipo de suelo y microclima), produce vinos con matices muy diferentes. Condiciones ideales ofrecen las pendientes pedregosas, que almacenan calor, a lo largo de los valles fluviales.

Vinos Riesling jóvenes y ligeros, desde secos hasta dulces frutales, son ideales para el verano. Como acompañantes de comidas se adecuan mejor los Riesling maduros y de cosecha tardía (Spätlese). Riesling secos y semisecos acompañan particularmente bien platos livianos, pescado de mar y de aguas dulces cocido al vapor, carnes cocidas con salsas claras y aves de corral.

Sauvignon Blanc

Esta variedad blanca se viene imponiendo en las últimas décadas en todo el mundo, cultivándose actualmente en Alemania en 330 hectáreas, en su mayor parte en el Palatinado, Rheinhessen y Baden. Su centro principal de cultivo es el sudoeste de Francia, donde se la nombra por primera vez en un documento en el año 1710.

Losvinos Sauvignon Blanc alemanes sorprenden en los últimos años por las muy buenas calificaciones en catas internacionales. Característica inconfundible del Sauvignon Blanc es su fuerte aroma a hierba, hierbas, uva espinosa y frutos verdes. Este vino acompaña excelentemente platos de pescado y frutos de mar, así como pastas con salsas de nata.

Silvaner

Silvaner Ampliar imagen Silvaner. (© Frank & Freu GbR) La uva Silvaner da vinos más bien neutrales de débil acidez, pero también variantes más fuertes para acompañar la sustanciosa cocina regional, así como finos vinos de menú. En 1665 un abad de Steigerwald, Baviera, trajo la variedad a Alemania. Desde Franconia pasó luego a otras regiones vinícolas, como la actual Rheinhessen, el Palatinado y la cuenca del Nahe.

La uva Silvaner (Grüner Silvaner) se cultiva en 5.300 hectáreas, lo que representa el cinco por ciento del total de tierras dedicadas a la vitivinicultura en Alemania. Esta variedad tradicional parece estabilizarse a ese nivel. Particularmente en Rheinhessen experimenta actualmente un verdadero renacimiento. La uva "Rheinhessen Silvaner" se cultiva allí en casi 2.500 hectáreas, mientras que en Franconia crece en 1.250 hectáreas. Otras regiones de cultivo son la cuenca del Nahe y la localidad vitivinícola de Ihringen.

La uva Silvaner plantea más exigencias al suelo que la Riesling. No se contenta con suelos secos ni pedregosos y reacciona sensiblemente a las heladas de invierno. Puede dar voluminosas cosechas para vinos sencillos de consumo diario, pero también vinos de alta y muy alta calidad cuando se reduce el rendimiento. Las calidades dulces Beerenauslese y Trockenbeerenauslese alcanzan altos precios.

La uva Silvaner produce vinos más bien neutrales, con una menor acidez a la de, por ejemplo, la Riesling. Los vinos Silvaner son por lo general bastante claros, tienen un aroma decente, en parte terroso, y un cuerpo medio. Silvaner finos de Franconia son excelentes acompañantes de los pescados, mientras que los de Rheinhessen y el Palatinado van particularmente bien con el espárrago.

Weißer Burgunder

La uvaBlauer Burgunder (Pinot Negro) es considerada la forma primigenia de la Burgunder (Pinot), de la que por mutación surgió la Grauburgunder (Pinot Gris) y de ésta la Weißburgunder (Pinot Blanco). Documentada está la existencia de la uva Pinot Blanco desde el siglo XIV.

Weißburgunder Pinot Blanc Pinot Bianco

Cada vez más vitivinicultores alemanes descubren la calidad de esta elegante variedad. La uva Weißburgunder se cultiva en unas 3.500 hectáreas, que representan más del tres por ciento del total de la superficie de vides en Alemania. La uva Weißburgunder crece bien en todos aquellos sitios donde es demasiado caluroso para la Riesling. En la última década se registró una duplicación de la superficie de cultivo de Weißburgunder. Una de las regiones de mayor cultivo es Baden, donde se cultivan más de 1.100 hectáreas.

También las exigencias que la Weißburgunder plantea al suelo y el clima revelan su parentesco con la Spätburgunder (Pinot Negro). Esas exigencias son altas: la Weißburgunder requiere suelos cálidos, profundos y fuertes, así como ubicaciones expuestas y cálido-secas. El cultivo de esta variedad no plantea, sin embargo, mayores problemas y puede alcanzar gran peso de mosto por su largo periodo de maduración.

Barril en bodega Ampliar imagen Trabajo en la bodega. (© Deutsches Weininstitut (DWI)) En la copa, el vino Weißburgunder se presenta amarillo pálido hasta claro, de aroma delicado y moderado. Típico es un aroma que recuerda ligeramente al de la nuez. Criado seco acompaña muy bien, con un cuerpo medio a fuerte y una fina acidez, muchos platos. Las calidades Spätlese y Auslese son criadas también en barricas.

Elegantes vinos Weißburgunder secos, con una fresca acidez y reminiscencias frutales son ideales para acompañar menús. Además de ligeros vinos de verano, con la uva Weißburgunder se producen también vinos fuertes y hasta secos de calidad Auslese. Sin excesivo contenido alcohólico, el vino Weißburgunder posee un aroma decente, que a menudo recuerda a nueces verdes, manzana, pera, membrillo, damasco, cítricos y ananá fresco. De cuerpo moderado y con una acidez agradable y refrescante, el Weißburgunder es un vino de menú polifacético, acompañando muy bien frutos de mar, pescado y carnes de ternera y de cerdo. Servido frío, es también un ideal vino de verano. Las variantes ricas en extractos y las de barrica acompañan también muy bien el cordero y los platos de animales de caza jóvenes.